¿Cómo iniciar un desahucio?

¿Cómo iniciar un desahucio?

 

¿Tienes dudas y no sabes cómo iniciar un desahucio? Ante esta situación, ¿cómo se tiene que actuar? Cuando firmas un contrato de arrendamiento de vivienda o de local en calidad de arrendador (el propietario) deseas que el arrendatario (el inquilino) cumpla con sus obligaciones: abono mensual de la renta, pago de los suministros, de los impuestos, etc. No siempre es así, a veces el arrendatario no paga las cantidades pactadas y el arrendador no puede disponer de su vivienda o local.

Ante esta situación, ¿qué se puede hacer para recuperar nuestro inmueble?

El arrendador puede iniciar un procedimiento judicial de desahucio a fin de solicitar el desalojo del piso o el local. También la reclamación de las cantidades pendientes de abono por el arrendatario, sean rentas o suministros. Asimismo, el desahucio garantiza que el propietario, a corto o largo plazo, recupere su inmueble cuando el inquilino ha dejado de pagar.

Se aconseja, previamente a la vía judicial, enviar una comunicación fehaciente (burofax) al arrendatario. El burofax tiene que requerir que pague las rentas o cantidades asimiladas y que desaloje el inmueble en un plazo máximo de 30 días. Una vez finalizado el plazo concedido sin acuerdo, se iniciará la vía judicial.

¿Qué pasos debes seguir ante la situación de cómo iniciar un desahucio?

Si no sabes cómo iniciar un desahucio nosotros te lo explicamos. En primer lugar el procedimiento se inicia con una demanda formalizada por un abogado y presentada por el procurador de los Tribunales. Se hace ante el Juzgado del partido judicial del domicilio en el cual esté situado el inmueble arrendado. A la demanda le acompañará el contrato de arrendamiento. Se explicarán todos los hechos que motiven la solicitud de desalojo del inmueble y las rentas impagadas, o cantidades equivalentes, objeto de reclamación.

Admitida a trámite la demanda, el Juzgado informará al demandado de las accionas que puede hacer. Puede pagar las rentas debidas, oponerse a la demanda y no hacer ninguna acción. A continuación, se fijará fecha y hora por la celebración del juicio (solo se celebrará en caso de oposición del demandado) así como fecha por la práctica del lanzamiento. Esto es, desalojo que practica el órgano judicial a fin de volver la posesión del inmueble al propietario.

La sentencia es la resolución judicial que pone punto final al procedimiento de desahucio. Esta manifiesta la extinción del contrato de arrendamiento, las cantidades no pagadas por el arrendatario desde la interposición de la demanda hasta fecha de la sentencia y la devolución de la posesión del inmueble al arrendador. Así como la condena en costes al demandado.

¿Cuánto tiempo tardaré en recuperar mi vivienda?

El propietario o arrendador podrá recuperar la posesión de su vivienda o local en un plazo aproximado de 6 meses o 1 año, puesto que depende de los Tribunales de justicia.

¿Qué posibilidades tiene el arrendatario?

El arrendatario tiene un plazo de 10 días por:

1. Pagar las cantidades debidas (rentas o cantidades asimiladas): El procedimiento finalizará y se lo condenará en costes por haber obligado al propietario a iniciar la vía judicial. El contrato de arrendamiento no se extingue y el arrendatario seguirá en el piso o local arrendado.

2. Oponerse a la demanda: Siendo necesaria la intervención de abogado y procurador, el demandado puede alegar los motivos tasados por ley que considere: que las cantidades reclamadas ya han sido pagadas, que no debe estas cantidades o bien ejercer la acción de enervación.

¿Qué pasa si el inquilino se opone a la demanda?

Enervar la acción de desahucio significa que el demandado puede paralizar el procedimiento pagando las cantidades que se le reclaman. Además, puede seguir ocupando lícitamente la vivienda o el local. La enervación solo se podrá llevar a cabo en el supuesto de ser la primera vez que le reclamamos judicialmente. Otra posibilidad es no requerirlo extrajudicialmente concediéndole un plazo de 30 días.

No pagar y no oponerse a la demanda: El procedimiento finalizará y se practicará el desahucio del arrendatario (el lanzamiento). Aquel día la comisión judicial se desplaza en el domicilio del inmueble arrendado, se desaloja al arrendatario, se extiende un acto de los hechos y el estado del inmueble y se procede a cambiar la cerradura de la puerta.

Además, hay que distinguir el desahucio por reclamación de rentas o cantidades impagadas por el arrendatario del desahucio por finalización del contrato de arrendamiento o por ocupación ilegal. Esto es, la persona ocupa el piso o el local de manera ilícita, sin tener contrato de arrendamiento ni pagar ninguna renta.

En conclusión, el procedimiento judicial de desahucio es la vía más segura para reclamar las rentas impagadas por el locatario y para recuperar la posesión del inmueble arrendado. Sin embargo, es recomendable, previamente al desahucio, requerir al arrendatario de forma fehaciente (burofax) el pago de las rentas o cantidades asimiladas a fin de evitar los costes de la vía judicial así como una posible enervación.

Si quieres iniciar un procedimiento judicial de desahucio, con el equipo jurídico de Prat i Mora Economistes te ofrecemos un servicio integral de asesoramiento jurídico.