¿Cómo se reparte una herencia?

¿Cómo se reparte una herencia?

La distribución de una herencia surge en un momento doloroso y complicado para los herederos, el/la cónyuge y las personas próximas al difunto; que se ven obligadas a realizar las gestiones legales propias de una sucesión.

Transcurridos 15 días hábiles a partir de la fecha de la defunción, se solicita el Certificado de Actas de Última Voluntad al Ministerio de Justicia; documento necesario para cualquier acto sucesorio. El Certificado acreditará si el causante ha otorgado testamento o no y ante qué notario.

El testamento nos permite saber los herederos designados, los bienes, derechos y obligaciones que forman el patrimonio del causante y que son objeto de distribución en el proceso sucesorio.

¿Cómo se reparte una herencia sin testamento?

En el supuesto de no otorgar testamento (sucesión intestada), el Código Civil de Cataluña establece la orden de las personas llamadas a recibir la herencia de la siguiente forma. En primer lugar, los descendentes (hijos) y, si no hay, serán los ascendientes (padres). El/la cónyuge viudo/a solo podrá ser usufructuario de los bienes.

¿Qué plazo hay para aceptar una herencia?

En este momento la Ley señala un plazo de 6 meses para aceptar la herencia o renunciarla mediante documento público. La aceptación de herencia comportará el reparto y la adjudicación de los bienes patrimoniales del causante a los herederos.

¿Qué impuestos se pagan en una herencia?

También es muy importante tener en cuenta los efectos fiscales, puesto que, si no se realiza una buena planificación fiscal de los impuestos sobre sucesiones y donaciones o el impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU), se podrá dar un perjuicio económico relevante.

¿Por qué se tiene que hacer un testamento vital?

El testamento es el instrumento que permite garantizar el destino deseado por el causante respeto sus bienes, así como respetar su voluntad en cuanto a las decisiones (nombrar tutor legal de los hijos, etc).

Además, permite evitar situaciones como la siguiente:

“El causante que no ha otorgado testamento es titular de dos inmuebles: la vivienda familiar y una segunda residencia. ¿A quien correspondería la sucesión de estos dos bienes?”

Por un lado, el hijo heredaría la titularidad de la vivienda y la/el cónyuge sólo adquiría el usufructo de los bienes. En este sentido, si el causante tenía la voluntad de dejar la propiedad del inmueble a su cónyuge, lo necesita hacer constar en el testamento.

Por otro lado, en el supuesto que el causante tuviera dos hijos, la titularidad de los dos inmuebles será por los dos hijos conjuntamente, teniendo que ser ellos quienes, en el momento de distribuir la herencia, tengan que escoger como se reparten estos dos bienes. Si el causante tenía la voluntad de dejar un inmueble para cada uno de los hijos, lo necesita hacer constar en el testamento.

Otras opciones de distribución de herencia son los pactos sucesorios de atribución particular que tienen por finalidad distribuir el patrimonio empresarial (participaciones de la sociedad, acciones, etc.) a favor de los hijos del causante o de terceros con garantía y seguridad.

Te ayudamos en todos los trámites relativos a la herencia

El equipo de Prat i Mora Economistes asume la gestión de los trámites necesarios para la aceptación de herencia. Le ofrecemos un servicio integral de asesoramiento jurídico y fiscal. Contacta con nosotros para solucionar la gestión de su herencia.