El divorcio notarial

Actualmente la Ley 15/2015, de 2 de julio, de la jurisdicción voluntaria permite que los cónyuges puedan divorciarse o separarse ante el notario (divorcio notarial).

¿Qué es el divorcio notarial?

El divorcio notarial implica que los cónyuges tengan la posibilidad de divorciarse (o separarse) de mutuo acuerdo. Sólo con reflejarlo en una escritura pública de divorcio o de separación ante el Notario.

En la escritura se hará constar una declaración de voluntad de los cónyuges donde afirmen que se quieren divorciar o separar y también se incorporará a la misma escritura el Convenio Regulador acordado por los cónyuges, donde quedarán recogidos los acuerdos a que han llegado las partes para regular los efectos de su matrimonio: la liquidación del régimen económico matrimonial, la atribución del uso del domicilio conyugal, la distribución del ajuar doméstico, etc.

¿Qué requisitos deben concurrir?

Para poder optar por el divorcio o separación notarial, la disolución del matrimonio deberá ser de mutuo acuerdo. Sin que la pareja tenga hijos menores de edad no emancipados o con la capacidad modificada judicialmente. Además, deben haber transcurrido tres meses desde la celebración del matrimonio.

¿A qué Notario puedo asistir?

La Ley Notarial atribuye competencia para realizar la escritura de divorcio notarial al Notario del último domicilio común de los cónyuges o del domicilio de cualquiera de ellos.

¿Cuál es el procedimiento a seguir?

Una vez pedida hora al Notario que le corresponda realizar la escritura de divorcio notarial, los cónyuges que se vayan a separar o divorciar de mutuo acuerdo deberán ir personalmente a firmar la escritura y también necesitarán ir acompañados de un abogado a fin que los asesore legalmente y así negociar cualquier aspecto del Convenio Regulador.

En el supuesto de existir hijos mayores de edad dependientes económicamente o que convivan en el domicilio familiar; ellos también deberán otorgar su consentimiento respecto a aquellos aspectos que puedan afectarles.

¿Cuando se producen los efectos del divorcio notarial?

Los efectos del divorcio notarial se producen desde el mismo momento de la firma de la escritura pública. Ahora bien, para que el divorcio produzca efectos frente a terceros, es necesario que la escritura notarial de divorcio esté inscrita en el Registro Civil correspondiente.

En el supuesto de que se hayan de adjudicar diferentes bienes a cada uno de los cónyuges, será necesario liquidar el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentales (ITP y AJD) y, una vez liquidado, inscribir el cambio de titularidad en el Registro de la propiedad correspondiente.

Conclusión

En conclusión, el divorcio notarial es una forma sencilla de poderse separar o divorciar de tu pareja. Es una vía mucho más rápida que la judicial. Podrás evitar la demora provocada por la acumulación de procesos judiciales con sólo formalizar una escritura pública ante el Notario. Y más económica, ya que, no intervienen otros profesionales.

Desde el equipo jurídico y fiscal de Prat i Mora Economistas estamos preparados para acompañarlos y asesorarlos en toda la gestión y el procedimiento para realizar los trámites pertinentes del divorcio notarial y así poder disfrutar de una separación o divorcio rápido, sencillo y económico. Si necesitas ayuda, no dudes en contactar con Prat i Mora sin compromiso.