Incapacitación judicial

 

En nuestro entorno familiar o más cercano podemos tener un familiar, amigo o una persona que no se puede gobernar por sí misma y, por tanto, es susceptible de una incapacitación judicial.

¿Qué es la incapacitación?      

La incapacitación es un proceso judicial en el que se determina que una persona ya no puede decidir por sí misma y que se designa a otra para ejercer la tutela a fin de representar y velar por el cumplimiento de sus derechos, deberes y obligaciones.

¿Quién puede ser incapacitado?

Toda persona que sufra alguna enfermedad física o mental, así también con futura previsión de enfermedad, que le impida gobernarse.

La legislación establece que la persona debe reunir los siguientes elementos:

  • Existencia de una enfermedad o deficiencia de carácter físico o psíquico.
  • Impedimento a la persona para gobernarse, esto es, no poder realizar actos   jurídicos, ni gestionar su patrimonio, ni velar por sus derechos o deberes.
  • La enfermedad o deficiencia debe ser con carácter permanente, duradero en el tiempo y no temporal.

Por lo tanto, pueden ser sujetos de una incapacitación judicial aquellas personas con enfermedades mentales graves, personas que sufres de una discapacidad intelectual y personas con un deterioro cognitivo grave (por ejemplo, demencia, el Alzheimer).

¿Qué instituciones de protección hay?

  • La Tutela es la institución principal de protección de las personas incapacitadas en áreas generales de protección patrimonial (administrar y guardar sus bienes) y personal (ejercicio de sus derechos y deberes). El Tutor designado podrá actuar siempre en nombre y representación de la incapacidad, abrir cuentas corrientes, realizar pagos, arrendar o vender un bien inmueble. Además, debe presentar anualmente al Juzgado un informe sobre la situación de la incapacidad y de la administración de los bienes.
  • La Curatela tiene por finalidad completar la capacidad del incapacitado en aquellos aspectos especificados por el Juez en la Sentencia. Esta institución se designa para la persona declarada parcialmente incapaz.
  • El Defensor Judicial es nombrado por el juez, de manera temporal, en aquellos casos en que la persona necesita un curador o tutor de manera urgente y en el plazo en que hay un procedimiento de designación de tutor, curador o administrador patrimonial hay conflictos de intereses entre ellos.
  • El Administrador Patrimonial tiene por función gestionar y administrar el patrimonio del incapacitado judicialmente.

¿Quién puede solicitar la incapacitación de una persona?

El Código Civil de Cataluña establece el siguiente orden:

  • El presunto incapaz.
  • El cónyuge o conviviente estable de la pareja estable de la pareja de la persona incapacitada.
  • Los descendientes mayores de edad de la persona incapacitada.
  • Los ascendientes del menor o incapacitado.
  • Los hermanos del incapacitado.
  • El Ministerio Fiscal.

¿Qué trámite o procedimiento hay que seguir para obtener la incapacitación judicial?

El procedimiento se inicia con una demanda formalizada por un abogado y presentada por el procurador de los Tribunales ante el Juzgado de Primera Instancia del partido judicial donde reside el presunto incapaz. A la demanda se acompañará toda la documentación médica que acredita la existencia de las causas que motivan la solicitud de incapacitación y se designará a la persona que puede ejercer el cargo de tutor de la persona afectada. El Ministerio Fiscal formará parte del procedimiento, ya que, velará para salvaguardar el interés de la persona afectada.

El Juez examinará las pruebas presentadas y el médico forense examinará al presunto incapaz. A continuación se celebrará la vista oral donde tendrá lugar la audiencia de los parientes más cercanos del presunto incapaz y de la persona designada para ser Tutor; también se practicará el informe médico forense.

La sentencia es la resolución judicial que declara o deniega la incapacitación y pone fin al procedimiento judicial. Esta declaración determina la extensión y los límites de la incapacitación, la persona en quien recaiga el nombramiento de Tutor, los mecanismos de control para su desarrollo y su revisión. La sentencia se inscribirá en el Registro Civil donde constará el estado de la persona incapacitada.

Tipos de incapacitación:

En función de la extensión y los límites de la incapacitación, se puede distinguir:

  • La incapacitación Total: cuando la persona tiene nula capacidad para autogobernarse en cualquier aspecto de la vida diaria. El régimen legal de protección que se aplica es la Tutela.
  • La incapacitación Parcial: cuando la persona no tiene capacidad para autogobernarse en determinados aspectos de la vida diaria especificados en la sentencia. El régimen legal de protección que se aplica es la Curatela.

 

En conclusión, la declaración de incapacitación judicial es la vía más segura para proteger los intereses y los derechos del incapaz, tanto en lo personal como lo patrimonial.

Si quiere iniciar un procedimiento judicial de incapacitación, el equipo jurídico de Prat Mora Economistas les ofrecemos un servicio integral de asesoramiento jurídico y los acompañamos en toda la gestión y el procedimiento para obtener la declaración de incapacitación.