¿Qué es la ley de la Segunda Oportunidad?

¿Qué es la Ley de la Segunda Oportunidad?

SEGUNDA OPORTUNIDAD: PARA FAMILIAS, AUTÓNOMOS Y PERSONAS FÍSICAS.

Es importante saber qué es la ley de la Segunda Oportunidad y cuáles son los requisitos que tienes que tener en cuenta para concurrir a ella . Cada vez hay más familias, personas o autónomos que sufren una reducción mensual de sus ingresos. Este motivo los dificulta poder afrontar los gastos que acaban generando deuda.

¿Quieres cancelar tus deudas y no sabes cómo hacerlo? Actualmente la Ley 25/2015, de 28 de julio, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de la carga financiera y otras medidas de orden social permite a una persona exonerar (o perdonar) todas sus deudas y empezar de nuevo.

¿Qué es la Ley de la Segunda Oportunidad?

La ley de la Segunda Oportunidad es un procedimiento legal. Permite a la persona física o autónomo que se encuentra en situación de sobreendeudamiento, poder liberarse de todas sus deudas a las cuales no puede hacer frente a consecuencia de un fracaso económico empresarial o personal.

El objetivo de este mecanismo legal es ofrecer, una segunda oportunidad para volver a empezar de nuevo o emprender nuevos negocios sin arrastrar sus deudas indefinidamente.

¿Qué requisitos tienen que concurrir?

Los deudores que se quieran beneficiar de la Segunda Oportunidad tienen que ser personas físicas autónomas (tienen actividad empresarial) o las personas físicas naturales (trabajadoras por cuenta ajena o desempleadas, particulares en situación de impagos, familias que ven disminuidos sus ingresos y no pueden afrontar la cuota de la hipoteca).

La persona deudora se tiene que declarar insolvente acreditando que no tiene patrimonio para hacer frente a las deudas.

El importe de todas las deudas no puede ser superior a los 5.000.000,00 euros.

El deudor tiene que ser de “buena fe”. Esto es, el sobre endeudamiento no tiene que ser voluntario, que no haya frustrado ninguna posibilidad de pago, haber intentado negociar las deudas amistosamente con los acreedores (acuerdo extrajudicial de pagos). Y que el deudor, los 10 años anteriores, no haya sido condenado por un delito económico (estafa, levantamiento de corderos, etc).

Liquidación previa del patrimonio del deudor para hacer frente a los pagos de las deudas.

¿Qué pasos se tienen que seguir?

El procedimiento de la Segunda Oportunidad se desarrolla en dos fases consecutivas:

  1. Acuerdo extrajudicial de pagos. El deudor inicia una negociación con sus acreedores para intentar pactar con ellos el pago de las deudas según su capacidad de pago disponible (ingresos menos gastos vitales) cada mes.

La negociación se inicia con la presentación de la propuesta de pagos ante el notario o en el Registro Mercantil. Esto es en función de que el deudor sea un autónomo o un particular. El cual tiene que presentar toda la documentación relativa a bienes, deudas e ingresos. El notario o RM designa a un mediador concursal, quien con el acompañamiento en todo momento del asesor legal del deudor, trasladará la propuesta de pago a los acreedores. Los cuales decidirán en reunión si aceptan o no el plan de pago.

La fase de negociación es conducida por un mediador concursal y por el asesor legal del deudor.

El éxito de la negociación comportará la finalización del proceso con una Acta de acuerdo de pagos y su cumplimiento. Si no se consigue un acuerdo de la venta, se inicia la vía judicial.

  1. El concurso de acreedores. Es la fase judicial donde se liquida todo el patrimonio del deudor. A excepción de los bienes necesarios (vivienda habitual, por ejemplo), y con el que se obtiene de la venta de los bienes se pagan las deudas.

Si de la venta de los bienes en resulta una cantidad insuficiente para pagar los acreedores, el deudor solicita al Juez que ha tramitado el concurso de acreedores que lo perdone o lo exonere de las deudas restantes concediendo la liberación.

Desde el inicio del procedimiento se paralizan los embargos.

La Ley de Segunda Oportunidad ¿se puede aplicar por cualquier clase de deudas?

No, la Ley señala dos clases de deudas que no pueden ser perdonados o exonerados pero sí se pueden paralizar.

Las deudas de derecho público. Cuando los acreedores sean la administración pública como por ejemplo Hacienda, Seguridad Social, etc.

La pensión de alimentos. Cuando el deudor tenga la obligación, derivada de un proceso judicial de divorcio o civil, de prestar alimentos.

En conclusión, la Segunda Oportunidad es un procedimiento pautado que permite al deudor liberarse del pago de sus deudas. Desde el equipo jurídico y fiscal de Prat y Mora Economistes estamos preparados para acompañarlos en todo el procedimiento. Además os asesoraremos en toda la gestión para realizar los trámites pertinentes del concurso de acreedores y conseguir con éxito la exoneración de la deuda.